fbpx

Orden, limpieza y felicidad. Tendencias decoración

Orden, limpieza y felicidad - obranuevaencordoba

Después de un largo día de trabajo, de responsabilidades y recados varios, llegas a casa y lo que ves es desalentador. Todo está manga por hombro, tu casa no está tan limpia como te gustaría y esto te hace sentir mal. Es normal. Este preciso momento en el que vuelves a tu hogar es el que necesitas para desconectar. El ritmo del día a día solo te permite organizar y limpiar durante el fin de semana, justo en esos momentos en los que deberías descansar.

Estas sensaciones no hacen otra cosa que añadir malestar al que ya puedes arrastrar, más estrés y frustración. Además, el desorden llama al desorden y es muy fácil caer en la espiral del caos. Es un hecho que una casa recogida y limpia proporciona mayor sensación de bienestar y paz mental. Desde aquí te proponemos tres sencillos pasos para ayudarte a aliviar esa carga. No siempre es posible aplicarlos al completo o a la perfección, pero el simple hecho de ponerlos en marcha, te ayudará a conseguir el objetivo.

Orden, limpieza y felicidad - obranuevaencordoba

Una buena planificación

Piensa que tu casa no es una simple circunstancia. Es tu techo, tu hogar, debes cuidarlo como si cuidaras de ti o de algún miembro de tu familia. Es por esto que se merece también una parte del tiempo de todas las personas que habitan en ella y es que la implicación de toda la familia es fundamental. Diseñad – entre todos los miembros – un cuadro organizativo con los huecos diarios o semanales que tenéis disponible y cread una rutina de limpieza que os resulte realista y suficiente para vuestro bienestar. También es útil calendarizar los cambios de toallas y sábanas, el riego de las plantas o esas otras tareas que no se hacen semanalmente, pero que son necesarias, como por ejemplo, la limpieza de ventanas.

Puede resultar muy gratificante proponerse metas para hacer el trabajo en equipo y darse un premio por haberlo completado. Compensar el trabajo hecho entre todos con, por ejemplo, una tarde de cine, además pone negro sobre blanco ese ahorro de tiempo que supone la planificación.

Orden, limpieza y felicidad - obranuevaencordoba

Pequeñas rutinas diarias

Implementa algunas costumbres que, con el paso del tiempo, terminarán convirtiéndose en hábitos para que todo resulte más fácil. Algunos ejemplos son salir de casa con la cama siempre hecha o recoger la cocina después del almuerzo o la cena y no dejarlo para otro momento. Cuando llegues a casa, coloca todo en su sitio: abrigo y bolso o mochila en el perchero, llaves (gafas, paraguas, zapatos, etc.) en su lugar; si traes compra, guárdala nada más entrar. Para ahorrar tiempo, siempre es útil preparar la ropa que te vas a poner al día siguiente, incluso adelantar algunas tareas del desayuno antes de acostarte.

Cuando te acostumbres a cierto nivel de orden y limpieza, no querrás volver atrás, por lo que estos pequeños hábitos siempre irán a más. No terminarás siendo una persona obsesiva, sino una persona ordenada y a la que no le supone un esfuerzo hacer ciertas tareas en casa o mantener algunas costumbres saludables.

Orden, limpieza y felicidad - obranuevaencordoba

No necesitamos tantas cosas

Tenemos una tendencia a acumular cosas que, en ocasiones, se nos va de las manos. Y si además hay niños en casa, el nivel de consumismo se exacerba. Aquí hay que ser firme y plantarse ante la acumulación, primero porque es insostenible y segundo, el espacio de tu casa es limitado. Cuantas más cosas tengas, más difícil será organizarlas. Al igual que debemos hacer con las prendas de vestir – analizando por un lado si necesitamos tantas o si hemos cambiado de talla y ya no las usamos – podemos hacer con absolutamente todo en nuestra casa. Mira en la cocina, ¿realmente necesitas tantos gadgets o tuppers?

Puede ser muy llamativo (y sintomático) el número de bolsas reutilizables (de tela, fibra… da igual el material) que podemos llegar a acumular y esto va en contra de su propia lógica de uso. En cuanto se adopta la idea de “reducir”, debemos ajustar nuestra idea de consumo para no acumular más. Y no solo para esto, sino también para reducir en número todas esas cosas que tenemos y no necesitamos. Reúnelas, véndelas o dónalas. Si están en mal estado, recíclalas donde corresponde para aliviar el espacio y la carga mental que supone tener algo que no te sirve para nada, o al menos, para nada bueno.

 

Gema Armenta - obranuevaencordoba

 

Autora:

Gema Armenta

Esperamos que os haya sido útil el post «Orden, limpieza y felicidad. Tendencias decoración«. Recuerda inscribirte en nuestra newsletter para estar informado de todas las novedades de Obra Nueva en Córdoba y noticias relacionadas con el mundo inmobiliario. Quiero inscribirme ahora

Igualmente síguenos en Facebook e Instagram para tener información diaria sobre las Promociones en comercialización y noticias de interés.

0 Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de e.mail no será publicada

cuatro × uno =