fbpx

La amortización de nuestra deuda ambiental, Passivhaus

Passivhaus -obra nueva en cordoba

En el artículo de hoy, los arquitectos Alejandro Galán y José Espejo nos hablan acerca del Passivhaus y nuestra deuda con el medio ambiente.

Passivhaus -obra nueva en cordobaCada minuto que pasa estamos generando Deuda Pública. Deuda real, ficticia, corto, medio plazo, interna, externa… Nuestra actual Deuda Pública aun no habla de la Deuda Ambiental a medio-largo plazo y sin embargo ya estamos pagándola con escozor desde hace casi dos décadas. Empezó a ser visible y tangible hace relativamente poco menos de 10 años. Los observadores de a pié que les guste salir al campo sabrán de lo que hablamos.

Instituciones científicas de todo el mundo llevan años alertando de que nuestro pequeño y sensible planeta Tierra está sometido, sin lugar a dudas, a la Sexta Extinción masiva que afecta a más de la mitad de las especies silvestres que alberga. Esta extinción tiene la peculiaridad, respecto a las anteriores, de ser de origen antrópico y coinciden que es la peor de todas respecto a las analizadas. La propia naturaleza paradójica, hiperconsumista y pervertida del ser humano no ayuda a cambiar esto. Desde que aquella gran Revolución Industrial que nuestros tatarabuelos no supieron atar en corto y que hoy vemos como una torpeza, nadie nos librará de ser la vergüenza aun más engordada de nuestros tataranietos y al ritmo que va todo esto, incluso de nuestros propios hijos o nietos. Seguimos subidos en la curva exponencial de la quema de carbón y petróleo, ese gran tesoro prehistórico cuya síntesis necesitó de millones de años en unas condiciones muy especiales. Ese oro negro, tan versátil en la tecnología aereoespacial, la industria farmacéutica, la fitosanitaria… la seguimos quemando tan ricamente para mover vehículos o generar plásticos de usar y tirar que terminan acumulados en islas como naciones flotantes en nuestros océanos.

¿Y qué pintan los modelos de construcción de alta eficiencia en todo esto?

A igual que otros sectores productivos ya están estudiando el cambio, la respuesta es sacar a todo el sector de la construcción de esta tremenda “Orgía o Cultura del Derroche” donde andamos metidos.

En nuestro ámbito más cercano, Córdoba, de momento vemos muy poco movimiento. En otros lugares cercanos como Alemania o Suiza donde llevan más de 20 años de experiencias acumuladas en todo tipo de soluciones constructivas eficientes, tienen claro que no evitarán la Sexta Extinción masiva de las especies, pero si conocen bien los caminos para cambiar de forma eficaz todos los protocolos dañinos en sectores del Urbanismo y la Edificación. A parte de cambiar la piel de los edificios para que sean eficientes como ocurre con el estándar PassivHaus, llevan años innovando sus planeamientos urbanos municipales adaptándolos a las condiciones climáticas, topográficas…etc. Manejan desde hace décadas, equipos multidisciplinares donde arquitectos e ingenieros dan prioridad a nuevas variables urbanísticas tales como la compacidad, la orientación solar, elementos de sombra pública, la dirección del viento predominante, las reservas de suelo para sistemas técnicos de suministro de renovables …etc.

Passivhaus -obra nueva en cordobaEl concepto Passivhaus va encaminado a una reducción notable de la demanda energética y por ende de instalaciones en los edificios y si hablamos de Passiv Plus o Premium unido a un buen proyecto donde se integren el reciclaje de aguas grises o la decantación y almacenamiento de pluviales hará que el territorio ocupado por el hombre cada vez necesitará de menos instalaciones urbanas. Lo que se traduce en que nuestros nietos lo tendrán mucho más fácil para naturalizar los territorios corrompidos por nuestros modelos urbanísticos actuales y quién sabe si volver a las construcciones sin huella de carbono y biodegradables de ciclo reversible. Dicho sea de paso, todas ellas con monitorizaciones inteligentes jamás conocidas hasta el momento; que harán de nuestros edificios algo vivo con fecha de caducidad según marquen las nuevas variables de un planeamiento urbanístico sostenible y dinámico. Por eso hay que centrar la atención en todos los beneficios que conlleva implicarse dentro de este estándar alemán, tan eficaz como exigente.

El Passiv bien entendido no se queda tan sólo en cumplir sus cinco principios fundamentales para crear una excelente envolvente (aislamiento térmico), el mimar los huecos con carpinterías de muy altas prestaciones, el reducir los puentes térmicos a niveles insignificantes, el tener una magnífica estanqueidad a la presión o succión del aire y contar con una ventilación controlada con recuperador de calor de alta eficiencia. Eso último nos permite respirar un aire purificado dentro del edificio sin tener que abrir nunca ninguna ventana si lo quisiéramos.

Passivhaus -obra nueva en cordoba

Para los más reticentes, hay mucho escrito y publicado sobre edificios Passiv que llevan ya monitorizándose desde hace casi un cuarto de siglo. El propio fundador del Passiv Haus Institut (PHI), Wolfgang Feist, estuvo en Sevilla a finales de 2017 exponiendo varios ejemplos construidos bajo el estándar en la década de los ’90  y que seguían conservando sus altas prestaciones casi intactas. Quiere decir que casi tres décadas después, con una antigua bombilla incandescente de 100W pueden seguir calefactando una habitación de 10m² en ese clima frío.

Las altas prestaciones y alto confort que conlleva habitar un edificio Passivhaus, está generando una leyenda negra respecto a los sobrecostes en su construcción. Como todo lo inicialmente desconocido genera duda o  recelos y para colmo, publicaciones con tipologías tipo “Passive Luxury”, únicamente alcanzable para grandes fortunas, están haciendo un flaco favor al amplio mercado del utilitario medio que mira con más desconfianza aun. En climas no tan extremos como el nuestro y eligiendo de manera óptima cada solución constructiva sin sobrepasarse con las prestaciones de la envolvente. Podríamos hablar de forma muy genérica dentro de horquillas comprendidas entre los 800–1.000€/m².

La diferencia entre ejecutar Passivhaus y construcción tradicional es garantizar  resultados aplicando sistemas de control de calidad como el blowerdoor test o la termografía para que el sistema realmente funcione y pase el estricto exámen del PHI. Es un motivo para que los responsables de la ejecución, arquitectos  y  aparejadores hagan valer sus castigados oficios respecto a la profesionalidad, nivel de conocimientos y dedicación a pie de obra que implica llegar a esos excelentes resultados.

 

 

Esperamos que os haya sido útil el post «La amortización de nuestra deuda ambiental, Passivhaus «. Recuerda inscribirte en nuestra newsletter para estar informado de todas las novedades de Obra Nueva en Córdoba y noticias relacionadas con el mundo inmobiliario. Quiero inscribirme ahora

Igualmente síguenos en Facebook e Instagram para tener información diaria sobre las Promociones en comercialización y noticias de interés.

Hosting

1 Comentario
  1. Emilio 10/06/2019 at 14:38 - Reply

    Gran artículo, muy interesante y necesario. Todavía trascienden poco estás nuevas tecnologías constructivas y las filosofías que las guían, por eso se agradece que se trabaje en algo necesario y positivo para todos. Acertada publicación.

Dejar un comentario

Tu dirección de e.mail no será publicada

4 × dos =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies